lunes, 7 de julio de 2014

tiempo de verano


tiempo de verano
de campos de cereal dorado esperando a ser cosechado
de agricultores que esperan ansiosos el fruto de un año de trabajo



campos de cebada que son mecidos por el viento,
si te paras y escuchas oirás un leve roce, como una melodía suave,
quizás a veces interrumpida por el canto de una perdiz



márgenes de tierra seca,
tierra que parece imposible que pueda haber dado tanto,
que se desmorona a nuestros pasos


campos en los que sólo queda la paja,
como testigo de una batalla,
en la que los vencedores se han llevado el querido grano




y, al fondo, la siguiente cosecha, 
espera su turno, verde como la que más, 
imponentes plantas de maíz,
la " planta milagro" la llama Cristina,

mi admirada Cris, que se dedica desde hace mucho, 
a un oficio reservado a mujeres fuertes,
que cogió las riendas de los campos,
 dedicando casi todo el año a este oficio,
al duro oficio de la agricultura




y bajo un cielo amenazador,
oyéndose tronar a lo lejos,
sólo hay que escuchar... y a veces oler,
el olor de la tormenta, de la tierra mojada...

un mar de espigas que guardan un hervidero de vida entre sus cañas,
espigas de seis carreras que murmuran : ya estamos listas....





y cuando la faena ya está acabada
cuando tenemos el grano separado de la paja,
la paja ordenada, sólo apetece admirar a los gigantes





 bueno y hacer el payaso
y echar unas risas
que de vez en cuando ya va bien








campos así de recogidos
da gusto verlos


mientras la siguiente sigue creciendo a velocidad vertiginosa
con tal frondosidad que no entra apenas la luz entre las plantas


cardos, guardianes del camino, 
como soldados que cuidan las cosechas,
contraste con el cielo que hace que tengan un color dorado, 
dándoles un  valor que no tienen



y este trigal, éste sí que es dorado,
limpio, grano grande, pesado, que hace doblegar la espiga,
esperando a ser segado y molido,
del que saldrá aquella harina blanca
 recuerdos de los veranos en el pueblo, 
de los anchos campos castellanos, con un sol abrasador,
pero como corríamos y jugábamos entre espigas




líneas de maíz perfectas,
plantas de dos metros 
y aún les quedan unos meses por crecer



mi pequeño homenaje a gente como Cris
aunque en el fondo es egoísmo 
porque disfruto tanto
haciendo fotos de estos campos....

espero que os haya gustado acompañarme hasta aquí

un beso a todas



20 comentarios:

  1. Muy buen reportaje, unas fotos magníficas.

    Un beso.

    Olga

    ResponderEliminar
  2. ...me encantó..vivimos rodeados de un paisaje igual al que describes y cuando vienes de otro paraje totalmente diferente ...si que llegas a oir el sonido de las espigas producido por el movimiento con el aire...un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un post precioso! Las fotos espectaculares y el texto me ha fascinado! Se respira verano, calor, amistad, buenos momentos... Un fuerte abrazo. Montse lesmiliunaidees.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Maria me ha encantado este post !!!!!!!!!!!!
    Mi pueblo tambien esta lleno de maizales y de campos de cereal y la verdad que es una pasada de bonito el paisaje como esta ahora !!!

    Has echo unas fotos estupendas !!!

    Besitos !!

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla poder desconectar asi de la ciudad.
    Estoy deseando que lleguen mis mas que merecidas vacaciones para perderme por mi tierrina.
    Un besin

    ResponderEliminar
  6. ¡qué duro me parece el trabajo del campo!. Un precioso homenaje! bonito post.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito post, un homenaje que se nota salido del corazón. Preciosas fotos!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Unas fotos preciosas¡¡
    Besos y disfruta lo que puedas

    ResponderEliminar
  9. Qué homenaje tan bonito!!!
    He disfrutado como una enana leyéndote y admirando cada foto y , como no, echando de menos a mi querida Castilla. Es el primer verano en 20 años que no voy.
    Besitos y gracias por compartir-

    ResponderEliminar
  10. Que preciosas fotos!!! feliz verano!!! bss

    ResponderEliminar
  11. Que entrada más bonita, me encanta. Feliz verano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Un reportatge molt bonic, m'ha portat records de quan era petita.
    Bones vacançes

    ResponderEliminar
  13. Tiempo de verano... si, pero verano todavía no tenemos. Las temperaturas son muy dispares, cuando venga apretando el calor nos asaremos...
    Me encantan esas fotos tuyas con esa tremenda bala/redonda de paja, estás super bien...
    Un besote....

    ResponderEliminar
  14. Preciosa entrada, que disfrutes del verano.
    Besicos, Maribel

    ResponderEliminar
  15. ¡¡vaya!! que entrada mas oportuna en plena recogida de nuestros campos, me ha llegado al corazón, felicidades por las fotos y por esas palabras que las acompañan.......bonito homenaje para Cris y para tantas otras mujeres que son pilares fundamentales ante tanta despoblación en nuestros pueblos.......Bssssss

    ResponderEliminar
  16. No veas cómo me ha gustado tu post y me he recreado en tus fotos. Desde que vivo en el norte mi verano no empieza hasta que no dejo Cantabria y desde el coche se empieza a sentir la sequedad, el calor, el olor a cereal y el amarillo de los campos de Castilla ... esa misma sensación que tan divinamente tú nos describes.
    Muchas gracias y besos!!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme un botoncito en forma de comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...